Trucos para Limpiar el Cuarto de Baño

ESPECIAL: Trucos para limpiar el cuarto de baño

revista.consumer 26/11/03

Los restos de cal no deben rascarse para evitar dañar el esmalte

Los rastros de cal que se depositan en bañeras, lavabos, inodoros y, principalmente, alrededor de los desagües, pueden afear el aspecto de nuestro baño y convertirse en un serio problema si se rascan, ya que se puede llegar a rayar el esmalte.

Lo ideal es utilizar un producto antical, o en su defecto recurrir a los remedios caseros y utilizar vinagre blanco. Lo que deberemos hacer es frotar los restos de cal adheridos a nuestros sanitarios con un trozo de algodón o un trapo impregnado en vinagre blanco caliente y luego aclarar en abundancia. Si no hemos conseguido quitar los restos de cal, habrá que repetir la operación tantas veces cómo sea necesario.

Además, en ocasiones, sobre todo en los sanitarios de color blanco, aparecen manchas amarillentas que podremos quitar frotando con lejía y aplicando con un trapo agua jabonosa mezclada con piedra pómez en polvo.

Aseo general-Datos de limpieza

Consejos de limpieza

Rutina de la limpieza. Al hacer la limpieza general de la casa, comenzar por los baños y la cocina, para que, al final, sólo falte sacudir el polvo y atender otros detalles que son menos pesados.

Lavado de ventanas. Limpiar los vidrios pasando un paño humedecido en una solución de un litro de agua con una cucharada de vinagre y secar con hojas de papel de diario. Quedan limpios y brillantes.

Limpieza con alcohol. El alcohol es muy útil para limpiar vidrios, cristal, estaño, adornos de plata y de oro, además de las teclas del piano.

Aspiradora. Cuidar la aspiradora. Nunca se usa para limpiar áreas húmedas o mojadas; no se debe pasar por encima de los enchufes; cuando no aspire con suficiente fuerza, debe ser revisada. El filtro debe mantenerse limpio, pasándole un cepillo de vez en cuando.

Limpieza con bicarbonato.

El bicarbonato no sólo sirve en la cocina, también se utiliza para:

- Eliminar manchas en los ceniceros

- Dar transparencia a los jarrones de cristal

- Limpiar los mármoles

- Limpiar la plata

- Sacar las manchas de café o té a la porcelana

- Limpiar las ventanas

- Eliminar la grasa de los cepillos y peinetas

- Blanquear el lavamanos y la bañera

Chicle en la alfombra.

Aplicar hielo para endurecerlo, y luego sacarlo.

Puertas o muebles barnizados.

Quedan impecables si se frotan con té frío.

Pantallas de TV.

Para limpiar la pantalla del televisor, hacerlo con agua y alcohol. Importante: nunca hacerlo cuando el aparato está encendido.

Espejos.

Para que queden muy limpios, hay que frotarlos con una solución de agua y vinagre.

Mesa de comedor manchada.

A veces las mesas se manchas porque se puso un objeto caliente sobre ella. Para desmancharla, cubrir la mancha con una mezcla de aceite y sal y dejar así durante dos o tres horas. Luego, retirar y frotar con otra mezcla de aceite y petróleo por partes iguales.

Animalitos de peluche.

Limpiarlos con una pasta elaborada a base de almidón y un poco de agua. Aplicarla por todos lados y, cuando seque, cepillar fuertemente.

Pared sucia.

Si se ensucia una pared, limpiarla pasando una gruesa tajada de patata cruda y, luego enjuagar con un paño húmedo.

Baño

Aseo del baño.

Para lavar la bañera, utilizar medio limón untado con sal. Para eliminar las manchas producidas por la humedad, restregar con amoníaco disuelto en agua. Nunca utilizar amoníaco puro: es muy tóxico.

Lavado de cortinas de baño.

Al lavar las cortinas plásticas del baño, añadir glicerina al agua de enjuague. Así, se conservarán suaves y flexibles.

Cepillos y peinetas.

Los cepillos y las peinetas siempre tienen que estar limpios. Ponerlos durante un rato en un recipiente que contenga un litro de agua tibia,

con tres cucharadas de bicarbonato y, luego, enjuagar con agua pura.

El jabón del baño.

Poner una esponja delgada sobre la jabonera del baño y encima del jabón. Así, no caerá frecuentemente al piso y la esponja jabonosa servirá para limpiar las piezas del baño.

Azulejos y baldosas.

Aplicar con una esponja o cepillo la siguiente mezcla:

- 1/4 taza de vinagre

- 1 taza de amoníaco

- 1/4 taza de bicarbonato

Mezclar todo en un balde con agua tibia, restregar bien y enjuagar con abundante agua. El resultado es perfecto